El municipio de Charcas

El nombre de “Santa María de las Charcas” que los españoles impusieron al mineral fue en honor de la “Virgen María” y “Charcas” es en referencia a la región minera que se encuentra al norte de Sucre en Bolivia. Esta región llegó a ser una intendencia muy importante pues su jurisdicción abarcó una parte del norte de Argentina y otra de Uruguay, destacándose esta región por su riqueza.

Finalmente el 12 de abril de 1928 confirma la categoría política de “Ciudad” para Charcas, municipio del mismo nombre.

Hace milenios de años, en la época prehistórica, en la región del hoy municipio de Charcas, existieron gigantescos animales entre los que se encontraba el mamut, paquidermo antecesor del elefante, cuya especie fósil ha sido bien estudiada por la paleontología y sus restos óseos son abundantes en este municipio.

Cerca de Charcas se han encontrado varios colmillos de mamut de más de metro y medio de largo. Uno de ellos se exhibe en la Casa de la Cultura de San Luis Potosí.

En las crónicas religiosas y documentos antiguos, consta que en el siglo XVI, la región de Charcas se encontraba habitada por indígenas salvajes nómadas de diversas parcialidades sin nombre, que sólo tenían en común su fiereza sanguinaria, al grado tal que en esta extensa zona habían asesinado a muchos pobladores, hombres y mujeres, así como a misioneros. Los bárbaros infestaban los caminos, lo que hacía que esta región fuera frontera de guerra.

Sin embargo la conquista y colonización española se extendía poco a poco hacia el norte, todavía tierra indómita e incógnita. Por ello fue posible; primero el descubrimiento mineral de Charcas por don Juan de Oñate en 1563 y después la fundación del pueblo, iglesia y convento como avanzada de colonización y evangelización.

El descubrimiento del mineral en Charcas, como ya mencionamos, fue hecho por don Juan de Oñate, que andaba por estas tierras con afanes de conquista.

Efectivamente, el descubrimiento del mineral de Charcas fue hecho en 1563 y a la mina principal se le impuso el nombre de San Cristóbal, en memoria del padre de Oñate, don Cristóbal de Oñate. Así mismo, él fue el fundador de la iglesia y el Convento de San Francisco. Pero esta fundación fue efímera, pues los feroces chichimecas recuperaron su terreno reduciendo a cenizas la población y destruyeron totalmente el primitivo convento. De esa primitiva fundación en el lugar, después llamado Charcas Viejas, lugar que no ha sido identificado, no se conoce más que la información que escribió el padre Urrizar en 1688.

Pero a pocos años volvieron los conquistadores y también los misioneros. Se dice que la primera fundación del actual pueblo de Charcas fue hecha en el año de 1574 en que volvieron a reedificar el convento los Franciscanos y que los indios enemigos volvieron a desolar y a destruir, pero se volvió a fundar en el año de 1582.

Consta en los anales de la historia que el primer Alcalde de Charcas fue Francisco Ruiz, con ello la actividad misionera y aculturadora del Convento de Charcas abarcó muy pronto la extensísima zona y a él pertenecieron todas las poblaciones del norte del estado, y de Charcas salieron en 1799 las actuales parroquias de Matehuala, Cedral y Catorce.

Fray Martín de Urrizar, Vicario de la provincia en 1685 y Provincial en 1689, creó el Convento de Charcas y principió la construcción de la iglesia del lugar, fray Jerónimo Martínez concluyó la iglesia de Charcas e hizo considerables agregados en ella. Murió en Charcas donde está sepultado.

La prosperidad del pueblo de Charcas y por lo tanto el incremento o descenso de su pueblo fue variable en diversas épocas, caso natural y explicable ya que la riqueza y bonanza de las minas determinaba estos cambios, y como toda población minera, Charcas así sufrió también estos cambios de fortuna y prosperidad y por lo tanto también de población.

Por entonces las haciendas de beneficio que había en Charcas eran: la de Góngora, la de San Francisco, La Luz y El Refugio. Entre todas es destaca la segunda, tanto por sus obras materiales como por su mayor y más perfecto desarrollo en la escala de beneficios, saliendo las plantas más puras.

En 1878 el Servicio de Diligencia hacia Matehuala, pasando por Charcas, se hacía sólo los martes, jueves y sábados. Saliendo de San Luis, llegaban haciendo jornada en Charcas para partir a su destino final en la ciudad de Matehuala.

En esa época Charcas conservaba la misma jurisdicción municipal que se le había fijado desde 1830 y que era como sigue: por el sur, línea recta de San Onofre a la Laborcilla; por el poniente de San Onofre por San Francisco, Sabino y Bozal; por el norte, de la Laborcilla por la Sardina, Epazote, Elorza, Tanque de Don Santiago, Solís, Guadalupe del Carnicero y Las Dos Cintas; y por el oriente todas las pertenencias de la Hacienda de Solís.

En el año de 1871, apareció en Charcas el primer periódico que allí se publicaba, se llamó el Charolito, se publicó durante los años de 1870 y 1871.

Desde el año de 1901, Charcas contó con línea telefónica uniéndola con la capital del estado. En el año de 1904, se inauguró el tramo telefónico entre Charcas y la estación de los Charcos.

En Charcas nacieron muchos personajes ilustres, como es el caso de el capitán Caldera y Sebastián del Castillo.

Te invitamos visitar Charcas y conocer más el estado de San Luís Potosí

Elizabeth Villeda
H. Ayuntamiento de Charcas